Lanaro: “Elegimos gobernar con la verdad, porque es la única forma de transformar la Provincia”

Walter Lanaro tiene 34 años, es hincha fanático de Independiente; y vicepresidente del Bloque Cambiemos en la cámara alta.

Walter, ¿qué te decidió a comprometerte políticamente?

La crisis del 2001, básicamente. Yo era muy chico, y no del todo consciente, pero me impactaba lo que sucedía a nivel nacional. El estallido de la crisis de algún modo me impulsó a tomar un posicionamiento más claro, y empecé a participar junto a Ricardo López Murphy en el partido Recrear. De ahí pasé al PRO, y en 2008 comencé a trabajar en el Ministerio de Desarrollo Social de la ciudad cuando María Eugenia era la ministra, y continué cuando asumió Carolina Stanley. Ese trabajo coordinado desde el Ministerio nos cohesionó como equipo, y en 2013, con María Eugenia ya como candidata del PRO en la Provincia, recorrimos juntos la Tercera Sección, e hicimos una gran elección; en 2017 los resultados fueron mejores.

¿A qué le atribuís el éxito electoral?

Al modo de gobernar con la verdad, aunque la verdad, a veces, no sea simpática. Poniendo sobre la mesa cuestiones que se ocultaron durante quince años, como cuando decían que en la Provincia no había droga o que la pobreza era similar a la de Alemania. El bonaerense está haciendo un gran esfuerzo, pero sabe que es un esfuerzo que vale la pena. Sabe que con la adecuación de las tarifas de luz y gas, en la que muchísimos pagábamos precios irrisorios, estamos llevando adelante obra pública, que es inclusión social, y sostenemos a los que menos tienen a través de la factura social.

¿Cómo es participar de un frente amplio como Cambiemos?

Tengamos la procedencia que tengamos, formamos parte de un mismo equipo; compartimos valores e ideas, y el deseo de que la Provincia se recupere y pueda crecer en todo su potencial. No somos un proyecto personalista, sino un equipo de gente que intenta hacer las cosas bien, que trata de dar respuesta a esa necesidad de cambio que nació de los bonaerenses.

¿Con qué situaciones te encontrás cuando vas al territorio?

Con gente que volvió a tener esperanza, porque ve al Estado en su barrio y en los lugares más vulnerables de la Provincia. Sin embargo, a pesar de los esfuerzos, persiste una pobreza por encima de la media nacional, y eso se traduce en historias de vida muy tristes, pero también heroicas. Historias de vida que, a partir de la adversidad y de la postergación, lograron salir adelante y ayudar a los demás. Ellos nos enseñan a no aflojar, porque el motor del cambio nació de ellos. Estamos trabajando mucho, y tenemos que seguir trabajando para dar respuesta.

¿Cuáles considerás que son los desafíos para este año?

La educación pública es, sin dudas, un desafío central de este gobierno. Necesitamos continuar con la reforma que se inició en 2015, para garantizar una educación de calidad que prepare a los chicos para la vida, y para que la escuela vuelva a ser un espacio de inclusión, y no sólo de contención. Además, vamos a terminar las obras que empezamos, que es una de las metas de gobierno, y seguir luchando contra las mafias, el narcotráfico y la corrupción en la Policía Bonaerense. Este año también vamos a avanzar en el tratamiento del nuevo código procesal penal, que es una ley fundamental porque pone el foco en la víctima; y en el nuevo sistema de selección de jueces.

Transitando el tercer año de gobierno, ¿qué análisis hacés de la gestión?

En estos dos años pusimos lo mejor de nosotros para enfrentar problemas que llevaban décadas sin afrontarse, y decidimos hacerlo con la verdad. Y como estamos en el camino correcto, los resultados empiezan a llegar y cada vez va a costar menos. No aflojemos porque aún con dificultades ya hay señales de esperanza que nos llevarán hacia la provincia y el país que merecemos.

También te podría gustar...