El “hombre del mortero” no vuelve a General Motors

Con un pedido de captura luego de accionar un arma de fabricación casera en los incidentes frente al Congreso el 18 de diciembre pasado, Sebastián Romero es uno de los trabajadores cesanteados en General Motors (GM) que el gremio Smata Rosario buscaba reincoporar a la automotriz.

El secretario general del gremio, Marcelo Barros, acaba de confirmar que una tanda de 15 operarios regresan a la fábrica y quedan “seis o siete compañeros afuera, entre los que está Romero”.

“La decisión de reincorporar a Romero es pura y exclusiva de la empresa”, se desligó Barros sobre el futuro laboral del hombre que fue precandidato a diputados por Santa Fe por el Frente de Izquierda y de los Trabajadores y que es buscado, luego de que sobre el cierre de 2017 la Cámara Federal porteña rechazara un pedido para revocar el pedido de detención.

“Nosotros no hacemos distinción de nadie, pedimos la incorporación todos los compañeros, inlcuido Romero”, sostuvo Barros. Romero fue uno de los que encabezó protestas por los alrededor de 350 despidos registrados en 2017. De hecho en marzo habló a cámara sobre la situación de sus compañeros.

Son unos 170 los empleados que volvieron a sus puestos en GM después de las 350 cesantías. Un porción importante se adhirió a retiros voluntarios.

También te podría gustar...